¿TE AUTOBOICOTEAS?

TE AUTOBOICOTEAS?

Te ha pasado por la mente creer que no vales nada, o que debes vivir una triste realidad porque es lo que simplemente te tocó? ¿O cuando llega algo bueno crees que no eres lo suficiente merecedor de ello; y peor aún, crees que sin esa persona tan querida no puedes existir?

Estas conductas autodestructivas del ser humano lo limitan para alcanzar su felicidad.

Muchas veces las emociones nos llevan a creer que estamos en lo correcto y esto nos hace alejarnos de la lógica y la razón.

También ocurre que sabemos que nuestras acciones son incorrectas pero algo nos inclina a seguir con ello; esto pasa en su mayoría respecto a las relaciones amorosas o en la soledad, cuando no se puede terminar con ello ya que existe una dependencia emocional.

El creer que somos autosuficientes es autoboicotearse, dado que el ser humano es social por naturaleza y todos necesitan ayuda mutua para poder triunfar; se necesita el sentirse amado y apoyado para el desarrollo íntimo.

Al mismo tiempo es importante recobrar la confianza de que somos capaces de realizar cualquier cosa que nos propongamos, ya que si tenemos una actitud positiva en todo lograremos triunfar; debes correr por tus sueños en cada día y saber que eres el único que puede hacerlos realidad e invertir solamente en tí.

Con ello te superas a tí mismo y demuestras tu verdadero yo; por último el no vivir de autoboicot es el superarte en cada acción que realices ya que siempre debes tratar de alcanzar la perfección y originalidad, pues eres libre de lo que la gente diga o piense y Dios te creó un ser individual único e irrepetible respecto a toda la humanidad.

La vida es muy corta y debemos vivirla al máximo. No importa el pasado, pues de nada sirve el culparse y lo que vale es aprender de los errores. El futuro es incierto, por lo que lucha por cumplir y vivir tu realidad, que es lo que en verdad importa.

Disfruta cada segundo, pues no sabes si mañana lo tendrás y muchas personas desearían estar en tu lugar, ya que siempre existe alguien que posee más dificultades que tú.

Así que , no aceptes más esas trampas mentales ya mencionadas.

Cree en ti, en tus posibilidades. Persigue tus sueños, no los de los otros. Vive tu vida, no la de los otros.

Al final del día , es lo único que cuenta.

 

Deja tu comentario

Comentarios